viernes, 29 de mayo de 2020


29 de MAYO:

 de Mayo Día del Cordobazo y de las Luchas Populares

Fue una insurrección popular sucedida en la ciudad argentina de Córdoba, el 29 y 30 de mayo de 1969. Fue liderada por Elpidio Torres y Atilio López, secretarios generales respectivamente de los sindicatos SMATA (mecánicos) y Unión Tranviarios Automotor, pertenecientes a la Confederación General del Trabajo (CGT), y Agustín Tosco del sindicato de Luz y Fuerza de la CGT de los Argentinos. Formó parte de una serie de puebladas en Argentina entre 1969 y 1972 contra la dictadura gobernante autodenominada "Revolución Argentina".

Desde junio de 1966, el Gobierno a cargo del militar del general Juan Carlos Onganía había profundizado la represión política, la censura a los medios de comunicación, la intervención de universidades y un modelo económico que incluía salarios congelados y una fuerte devaluación. Esta situación se tradujo en el deterioro de las condiciones de vida de los sectores bajos y medios de la población.

Córdoba era la segunda provincia con mayor concentración industrial del país, lo que también implicaba altos niveles de organización obrera.

El descontento popular se profundizó el 12 de mayo 1969, cuando el Gobierno nacional derogó la Ley del "sábado inglés", legislación que era producto de una reivindicación obrera y cuya eliminación reinstaló la jornada de 8 horas para ese día.

Esta medida llevó a la CGT y la CGT de los Argentinos -las dos centrales sindicales que se habían bifurcado el año anterior- a convocar a una huelga general para el 30 de mayo.

Al mismo tiempo recrudecía el conflicto entre el Gobierno militar y los sectores universitarios y el clima de tensión se extendía por el territorio nacional.

El 15 de mayo se realizó en la Ciudad de Corrientes una manifestación que terminó con una fuerte represión y con el asesinato del estudiante de medicina Juan Cabral.  

Esa muerte provocó fuertes protestas estudiantiles en diversos puntos del país y en Rosario el nivel de conflicto incluyó el asesinato del estudiante de ciencias económicas Adolfo Bello.  El Gobierno decretó el cierre de la universidad de Rosario como así también de la de Córdoba, ciudad en donde las protestas estudiantiles coincidieron con la movilización de los trabajadores.

Dado el nivel de los conflictos en esa provincia, el 26 de mayo el movimiento obrero de Córdoba decidió adelantar un día la convocatoria nacional y anunció un paro general con movilización para las 11 de la mañana del día 29.

Los estudiantes adhirieron al llamado de las centrales obreras y el paro se organizó masivamente a través de asambleas en sindicatos y universidades.

El jueves 29 de mayo amaneció distinto: los obreros comenzaron a abandonar sus lugares de trabajo para marchar hacia el centro de la ciudad y formaron columnas de brazos apretados junto a los estudiantes que llegaban desde los cuatro puntos cardinales.

Los tres máximos referentes del movimiento obrero cordobés marcharon al frente de sus filas: Agustín Tosco con el sindicato de Luz y Fuerza, Elpidio Torres de SMATA (Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor) y Atilio López de la UTA (Unión Tranviarios Automotor).

Mientras las fábricas se vaciaban de obreros que ganaban las calles, el Gobierno resolvió retirar el transporte público del casco urbano.  Las columnas de obreros y estudiantes caminaban desafiantes mientras la Policía los reprimió con gases lacrimógenos, balas y palos.

En ese contexto, un trabajador del sindicato de mecánicos -Máximo Mena- fue asesinado por las fuerzas policiales y el rumor de esa muerte recorrió la ciudad entera hasta que en Córdoba estalló la furia.

El estallido popular fue incontenible, la Policía retrocedió a los cuarteles y la capital cordobesa quedó en manos de obreros y estudiantes.

Por la noche, los obreros de Luz y Fuerza cortaron el alumbrado público a la vez que los enfrentamientos con el Ejército se reproducían a oscuras en todas las esquinas y recién hacia el final del viernes 30 de mayo el Gobierno militar retomó el control de la ciudad.

Los choques causaron más de una decena de muertos, cientos de heridos y los principales dirigentes obreros y universitarios detenidos.

El "Cordobazo",  debilitó  al gobierno militar y llevó a la    renuncia del  ministro de Economía, Adalberto Krieger Vasena y   a la renuncia  del dictador Juan Carlos Onganía en junio de 1970.

 

Profesoras María José Barciocco y Alejandra Farnetti






Diseño CreAr Solutions